Novedades


25.05.2016

Actualidad

Día mundial de la esclerosis múltiple 2016

La Federación Internacional de la Esclerosis Múltiple (EM) eligió el último miércoles de mayo de cada año para conmemorar esta enfermedad crónica que repercute en el sistema nervioso. Por lo tanto, la fecha destinada a la difusión de EM en el corriente año es el 25 de mayo y el lema elegido para esta ocasión es el siguiente: La esclerosis múltiple no me frena -tomando en cuenta a la independencia como tema central-. Durante esta jornada se busca compartir experiencias, además de que la población mundial pueda tomar conciencia sobre una problemática que afecta a alrededor de 2,5 millones de personas, la cual suele presentarse más en las mujeres que en los hombres y tiende a diagnosticarse con mayor frecuencia entre los 20 y 40 años de edad -aunque también se puede observar en cualquier rango de edad-.

Causas y síntomas

La EM es causada por el daño a la vaina de mielina -es decir, la cubierta protectora que rodea las neuronas (células del sistema nervioso)-; cuando la mencionada cubierta se ve alterada, los impulsos nerviosos disminuyen o se detienen. El daño al nervio está ocasionado por la inflamación, la cual ocurre cuando las células inmunitarias del propio cuerpo atacan al sistema nervioso. Esto puede suceder a lo largo de cualquier área del cerebro, el nervio óptico o la médula espinal y no se sabe con exactitud qué es lo que lo suscita.

Los síntomas varían porque la localización y la magnitud de cada ataque pueden ser diferentes, por lo que los episodios duran días, semanas o meses. Los ataques van seguidos de períodos de reducción o ausencia de los síntomas -llamados remisiones- y se debe tener en cuenta que algunos de los factores que los desencadenan o empeoran son los que aparecen a continuación: fiebre, baños calientes, exposición al sol y estrés. Es común que la enfermedad reaparezca -a lo que se le denomina recaída- y, además, puede continuar empeorando sin períodos de remisión.

Las manifestaciones son variadas: a nivel muscular se traduce en pérdida de equilibrio, espasmos musculares, alteraciones en la marcha, pérdida de fuerza en brazos o piernas; a nivel ocular puede generar visión doble o pérdida de la visión; en tanto, también se observa disminución de la atención, pérdida de la memoria y depresión, mientras que la fatiga es un síntoma común y molesto que empeora en el transcurso de la enfermedad.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico se efectúa mediante el cuadro clínico: el médico suele sospechar de que está frente a un caso de EM cuando detecta disminución en las funciones de dos partes diferentes del sistema nervioso y en dos momentos distintos. Los exámenes incluyen la realización de la punción del líquido raquídeo, la resonancia nuclear magnética del cerebro y de la médula espinal, y el estudio de potenciales evocados como respuesta auditiva provocada del tronco encefálico.

Con respecto al tratamiento, no se conoce uno que sea curativo pero sí existen métodos que logran retardar el progreso de la enfermedad. El objetivo radica en controlar los síntomas y ayudar a mantener una calidad de vida normal. En la actualidad, se cuenta con grupos de apoyo para aliviar el estrés causado por la enfermedad; en este ámbito, se comparten experiencias y problemas en común, lo que ayuda a sobrellevar mejor la situación al tratarse de una afección que se prolonga por mucho tiempo, ya que la duración de la vida no se ve alterada por la enfermedad.

SUAT te recuerda la importancia de mantenerte informado, además de llevar a cabo un estilo de vida saludable. Implementar una dieta balanceada y realizar ejercicio físico son dos elementos esenciales para la obtención de una mejor calidad de vida. Si tienes dudas en relación con la temática planteada, consulta con un especialista.

Dra. María Dutra

Médica de SUAT

Carné de Salud

Carné de Salud Básico

Más información