Novedades


02.08.2016

Actualidad

Semana Mundial de la Lactancia Materna 2016

Del 1° al 7 de agosto se celebra en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna. El lema elegido para este año es: 'Lactancia materna: Clave para el desarrollo sostenible'.Compartimos información difundida por la SUP (Sociedad Uruguaya de Pediatría).

  • La lactancia materna es una forma natural y de bajo costo de alimentar a los/as bebés, niñas y niños. Es asequible para todo el mundo y no es una carga para el presupuesto familiar a diferencia de la alimentación artificial. La lactancia materna contribuye a la reducción de la pobreza.
  • La lactancia materna exclusiva y continuada por dos años o más, proporciona nutrientes de alta calidad y una adecuada energía, y puede ayudar a prevenir el hambre, la desnutrición y la obesidad. La lactancia materna también significa seguridad alimentaria para la niñez.
  • La lactancia materna mejora signficativamente la salud, el desarrollo y la supervivencia de lactantes, niñas y niños. También contribuye a mejorar la salud y el bienestar de las madres, tanto a corto como a largo plazo.
  • La lactancia materna y la alimentación complementaria adecuada son fundamentales para el aprendizaje. La lactancia materna y la alimentación complementaria de buena calidad contribuyen de manera significativa al desarrollo mental y cognitivo y de este modo, ayudan el aprendizaje.
  • La lactancia materna ayuda a la equidad al ofrecer a cada niña y niño el mejor comienzo justo en la vida. La lactancia materna es un derecho único de las mujeres que debe ser apoyado por la sociedad para que puedan amamantar en forma óptima. La experiencia de la lactancia materna puede ser satisfactoria y enriquecedora para la madre ya que ella asume el control sobre cómo alimentar a su bebé.
  • La lactancia a demanda proporciona toda el agua que necesita un bebé, incluso en verano. A diferencia, la alimentación con fórmula requiere de acceso a agua potable, higiene y saneamiento.
  • La lactancia materna consume poca energía en comparación con la industria de producción de fórmulas. También reduce el consumo de agua, leña y otros combustibles en el hogar.
  • Las mujeres lactantes que reciben apoyo de sus empleadores desarrollan mayor productividad y lealtad. La protección de la maternidad y otras políticas en el trabajo permiten a las mujeres combinar la lactancia materna con su otro trabajo o empleo. Los empleos dignos atienden las necesidades de las mujeres que amamantan, especialmente aquellas que viven situaciones precarias.
  • Con la industrialización y la urbanización, los desafíos de tiempo y espacio se vuelven más apremiantes. Las madres lactantes que trabajan fuera del hogar enfrentan estos desafíos y necesitan del apoyo de sus empleadores, sus propias familias y comunidades. Centros de cuido infantil cerca de los lugares de trabajo, salas de lactancia y períodos para amamantar pueden hacer una gran diferencia.
  • Las prácticas de lactancia materna difieren en todo el mundo. La lactancia materna debe ser protegida, promovida y apoyada para todas las mujeres, en particular para aquellas que viven situaciones de pobreza y vulnerabilidad. Esto ayuda a reducir las desigualdades.
  • En el bullicio de las grandes ciudades, las madres lactantes y sus bebés necesitan sentir seguridad y ser bienvenidas/os en todos los espacios públicos. Cuando los desastres y crisis humanitarias golpean, las mujeres, niñas y niños se ven afectados de manera desproporcionada. Las mujeres embarazadas y lactantes necesitan un apoyo especial en estas circunstancias.
  • La lactancia materna es una fuente de nutrición y sustento sostenible, saludable, viable, no contaminante y no depredadora de recursos.
  • La lactancia materna salvaguarda la salud y nutrición infantil en tiempos de adversidad y desastres relacionados con el cambio climático debido al calentamiento global.
  • La lactancia materna implica menos residuos en comparación con la alimentación con fórmula. La producción industrial y la distribución de las fórmulas infantiles conlleva desechos que contaminan los mares y afectan la vida marina.
  • La lactancia materna es ecológica, a diferencia de la alimentación con fórmula. La producción de fórmulas implica producción lechera que ejerce presión sobre los recursos naturales y contribuye a emisiones de carbono y al cambio climático.
  • La lactancia materna está consagrada en muchos marcos y convenciones de derechos humanos. Se necesitan leyes y políticas nacionales para proteger y apoyar a las madres lactantes y sus bebés, y para garantizar el respeto de sus derechos.
  • La Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y Niño Pequeño (ALNP) fomenta la colaboración multisectorial y una diversidad de alianzas para apoyar el desarrollo, a través de programas e iniciativas de fomento de la lactancia materna.
  • Carné de Salud

    Carné de Salud Básico

    Más información