HISTORIA CLINICA

ACCESO

Cerrar

REGISTRO

Cerrar
  • Se ha enviado un e-mail a su casilla con los datos de acceso.

Recordar Contraseña

Cerrar

Completá los siguientes campos y te enviaremos tu clave por e-mail:

 

Consejos Médicos

29.11.2017   |   Ser padres Volver

Cuidados del bebé

Compartimos la información contenida en el capítulo 1 del libro Guía tu salud. Los cuidados del niño, de Mariana Álvarez (Editorial Mar Dulce). En éste se pretende responder las preguntas frecuentes de los padres con información veraz, clara y concreta; además, cuenta con el aval técnico de SUAT Emergencia Médica.

¿Qué pasa al llegar a casa?
Naturalmente, con la llegada del bebé también llegan un montón de cambios. La madre atraviesa el puerperio, período en el que su cuerpo intenta lentamente volver a ser como era antes del embarazo. Las épocas han cambiado y hoy se espera que el padre tenga un rol muy activo en este momento, ya sea cambiando los pañales, bañando al bebé o teniéndolo en brazos para que se calme y duerma. Es un momento de adaptación para toda la familia, por lo que es bueno transitarlo con la mayor tranquilidad posible, evitando excesos de visitas y bullicio. Incluso es bueno limitar el contacto con otras personas para evitar la posible transmisión de enfermedades, ya sea un simple resfriado. Y siempre pedir, si alguien quiere tocar al bebé, que se lave bien las manos.

¿Cómo se debe cuidar el cordón umbilical?
Al momento del nacimiento el cordón se pinza y se corta, quedando un pequeño trozo que se va secando y se desprende unos 10 días después. Durante este período se debe limpiar con una gasa y alcohol, tratando de tocar lo menos posible la piel de la panza, para que no se irrite. Luego, se deja envuelto en una gasa seca. Este procedimiento es fundamental para prevenir infecciones potencialmente graves, y es indoloro. Se debe consultar si sangra mucho, tiene mal olor o tiene enrojecimiento alrededor.

¿Cómo es la caca "normal"?
Las primeras heces eliminadas por un recién nacido -habitualmente durante las primeras 48 horas de vida- se llaman "meconio" y son de color verde oscuro y consistencia viscosa. Luego, el aspecto de la materia irá variando según su edad, si toma leche materna o complemento, o si comenzó a comer sólidos.
Si es amamantado, en los primeros tiempos sus heces son blandas, grumosas y de color amarillo oro. Pero si toma complemento hará más cantidad, de color amarillo pálido y con olor más fuerte. De todas formas, casi cualquier tono es posible y no debe generar alarma. Las que sí requieren atención son las materias blancas, como masilla, y las negras o rojas, ya que pueden indicar presencia de sangre.
Los bebés amamantados pueden evacuar cuatro veces al día o más, o sólo una vez cada tres, cinco o hasta siete días. Cada organismo establece su propio ritmo, que puede sufrir variaciones según distintos acontecimientos, como introducción de alimentos, cambio en la calidad de la leche, medicamentos o enfermedades agudas. Por otra parte, los que toman complemento tienen más tendencia a sufrir estreñimiento. Si la materia es dura, el niño debe hacer mucha fuerza o se lastima, los padres deben consultar con el pediatra.

¿Cada cuánto se cambian los pañales?
Cambiar los pañales es una de las primeras tareas que tienen los padres. Y, durante los primeros tiempos, una de las más intensas: se deben cambiar cada vez que están sucios, para que no se irrite la piel. Esto puede significar hacerlo unas 10-12 veces por día cuando son recién nacidos.

¿Cómo se cura una irritación en la cola?
La dermatitis del pañal es un problema muy frecuente en los bebés. Aparecen sarpullidos en la cola, zonas muy rojas e incluso ampollas y llagas. Y les duele mucho.
El mejor tratamiento (y la manera más eficaz de prevenir este problema) es mantener la piel limpia y seca. Si es posible, es bueno dejarlo sin pañal por un rato. Hay que limpiar la cola sólo con algodón y agua (o una dilución de agua boratada) y no secarla con una toalla; dejar que se seque al aire o con secador tibio. También se recomienda dejar el pañal flojo, para que la piel respire más. Y se pueden usar cremas hipoalergénicas (con vitamina A y zinc), que protegen la cola del bebé y ayudan a sanar las dermatitis. Se desaconseja aplicar aloe, maicena o cremas perfumadas.
Debe consultar con el médico si la dermatitis empeora o no mejora en tres días, si el sarpullido se extiende a otras partes del cuerpo, compromete los pliegues, si se ven lesiones con pus o el bebé hace fiebre.

¿Es normal que vomite después de tomar leche?
Si es dentro de la primera hora después de comer y en poca cantidad, es una regurgitación, y no es para preocuparse. Los bebés regurgitan cuando comieron demasiado o cuando tragaron mucho aire. Si expulsa mucha cantidad o todo lo ingerido, hay que consultar con el pediatra.

¿Qué tan importantes son las rutinas?
Establecer horarios y rutinas desde chiquitos es importante para el bebé, para sus padres y para toda la familia. Naturalmente, los primeros tiempos van a ser desordenados, porque el bebé quiere comer cada dos o tres horas, incluso en la noche. Pero, por ejemplo, es buena idea que todos los días se bañe de tardecita, para luego ponerle el piyama, alimentarlo y acostarlo en su cuna. Estas rutinas, además de ordenar la vida familiar, le dan seguridad al bebé. Al repetir actividades, su mundo se vuelve un lugar predecible, seguro, tranquilo.

¿Por qué llora?
El llanto en un recién nacido no debe interpretarse como tristeza o angustia. Es el único medio de comunicación que tiene. Y lo usa permanentemente: para avisar que tiene hambre, que le duele la panza, que tiene sueño, frío o calor, que tiene el pañal sucio, que está incómodo o que necesita contacto con mamá y papá. A medida que pasen los días, los padres irán aprendiendo a identificar los distintos mensajes de los distintos llantos.

Es muy importante no ignorar el llanto del bebé en ningún momento. Incluso si se piensa que es por "maña" y sólo quiere estar en brazos. Desde que nace, necesita el amor y la seguridad de sus padres. Necesita el contacto físico y estar en brazos (ver capítulo 7).

¿Por qué llora tanto? ¿Son cólicos?
Es verdad que a veces los padres viven momentos desesperantes. El bebé ya comió, durmió, tiene el pañal limpio y sigue llorando. Dos horas llorando sin parar. Y es entonces cuando aparece la palabra que explica todo: "cólicos". Aunque no está claro el origen de estos dolores abdominales, algunos investigadores sostienen que se deben a la inmadurez del sistema digestivo.

La buena noticia es que suelen desaparecer hacia los tres meses. ¿Qué pueden hacer los padres? Masajes en la pancita, específicamente abajo de la costilla izquierda, ejerciendo presión que venza la resistencia de la pared abdominal, pues es ahí donde se acumulan los gases y provocan el dolor. Los masajes no deben ser como un mimo, sino más profundos. También se recomienda flexionarle las rodillas, para ayudarlo a expulsar los gases. Los medicamentos de venta libre que prometen solucionar este problema no tienen probada su eficacia. Por otra parte, no importa si lo aconseja una abuela o una tía: no se le debe dar anís estrellado para calmar los cólicos. Se han reportado casos de alteraciones neurológicas graves y digestivas en lactantes relacionadas con su consumo.

El llanto que no cede con el consuelo materno es considerado un signo de alarma. En este caso debemos controlar la aparición de síntomas y signos acompañantes (fiebre, vómitos, diarrea, cacas con aspecto de jalea de grosella, fontanela tensa y abombada, tumoraciones duras en ombligo, ingles y/o testículos, manchas como puntos rojos en la piel). Ante la aparición de cualquiera de estos síntomas debemos consultar a un pediatra.

¿Se recomienda el uso de chupete?
El chupete, como lo conocemos hoy, se creó en Estados Unidos en 1900 y en inglés se lo llama pacifier o sea "pacificador". Tiene la función de calmar la ansiedad del bebé, al recrear la succión que practican al alimentarse. A lo largo de los años tuvo muchos defensores y detractores, pero lo cierto es que hoy se recomienda. La Academia Americana de Pediatría aconseja usarlo para disminuir el riesgo de muerte súbita.

De todas formas, se sugiere ofrecerlo una vez que la lactancia esté bien establecida y teniendo cuidado de no ofrecerle al bebé un chupete en los momentos en los que en realidad debería alimentarse porque puede calmar inadecuadamente su hambre. No se recomienda usar miel o dulces para facilitar su aceptación, ya que esto favorece el desarrollo de caries, aun antes de que haya ocurrido la erupción dentaria. Por otra parte, luego estará el problema de cómo sacárselo. Se recomienda que deje de usarlo entre el primer y segundo año, para evitar problemas en la dentición.

Tiene puntitos blancos en la cara, ¿qué son?
Esos granitos blancos se conocen como "acné miliar" o "miliaria" y son muy comunes. No requieren ningún tratamiento y se van solos en dos o tres semanas.

Tiene escamitas en la cabeza, ¿qué es?
Se llama "dermatitis seborreica" o "costra láctea" y produce escamas gruesas de color blanco o amarillo, principalmente sobre el cuero cabelludo, y muchas veces se acompaña de descamación en cejas y alas de la nariz (similar a la caspa). La mayoría de las veces desaparece sola. Si es muy intensa, puede consultar con su pediatra para que le recomiende algún producto que lo alivie.

¿Es normal que esté un poco amarillo?
Muchos recién nacidos saludables tienen un color amarillento en la piel, que se conoce como ictericia. Se produce porque el hígado aún no ha comenzado a cumplir su función de eliminar la bilirrubina de la sangre. Los casos leves son inofensivos, pero igualmente la afección debe controlarse.

¿Qué pasa si tiene fiebre?
Si un recién nacido (hasta los 28 días de vida) tiene más de 37 ºC, primero hay que chequear que no esté demasiado abrigado (habitualmente debe tener una capa de ropa más que el adulto); si la temperatura no baja luego de desabrigarlo, se considera fiebre y debe consultar. A partir del mes, se considera que tiene fiebre a partir de 37,5 ºC. (Ver capítulo 2)

Higiene del lactante

  • Se recomienda limpiar la cola sólo con agua tibia y algodón. Si se van a usar toallitas húmedas, elegir unas que no tengan alcohol ni perfumes, y usarlas excepcionalmente. Siempre la limpieza debe ser de adelante hacia atrás, fundamentalmente en las niñas, para evitar la contaminación de la uretra con materia fecal, que puede favorecer el desarrollo de infecciones urinarias.
  • En el baño, lo ideal es usar sustitutos de jabón, que son más suaves y no alteran la barrera protectora de la piel. En general, estos productos sirven tanto para el cuerpo como para el cabello. Se desaconseja usar jabones antibacteriales.
  • La temperatura del agua debe estar en 37 ºC, aproximadamente, similar a la de su cuerpo. Siempre hay que chequearla antes de bañarlo. Existen dispositivos para sostener al bebé dentro del agua -como almohadones flotantes o asientos- que facilitan el momento del baño.
  • Lo ideal es comenzar a limpiar la boca del bebé con una gasa húmeda desde su nacimiento. Se recomienda usar pasta con flúor apenas aparecen los primeros dientes, aunque se debe usar muy poca cantidad (menos de un grano de arroz), dado que la ingestión de flúor puede ser perjudicial para su salud.
  • Fuente: Guía tu salud. Los cuidados del niño, de Mariana Álvarez

    Editorial Mar Dulce

    Aval técnico de SUAT Emergencia Médica

    Envianos tus consultas

    Enviar

     

    Diccionario Médico

    A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

    Boletín de noticias

    Suscribite a nuestro newsletter haciendo click aquí

    Contacto

    Administración21 de Setiembre 2474 - CP 11300
    Montevideo, Uruguay
    Tel: 2711 07 11
    mensajes@suat.com.uy