HISTORIA CLINICA

ACCESO

Cerrar

REGISTRO

Cerrar
  • Se ha enviado un e-mail a su casilla con los datos de acceso.

Recordar Contraseña

Cerrar

Completá los siguientes campos y te enviaremos tu clave por e-mail:

 

Consejos Médicos

10.11.2017   |   Problemas frecuentes Volver

Implicancias de la neumonía en el adulto mayor

Esta enfermedad, de origen infeccioso, es la inflamación y consolidación del parénquima pulmonar. Se ha comprobado que su incidencia aumenta de manera considerable con la edad: más del 80 % de todos los casos de neumonía sucede en los mayores de 60 años.

Además de ser más frecuente en este grupo etario, también la morbilidad es mayor; suele requerir hospitalización y su estancia es el doble en comparación con personas jóvenes. La neumonía es la primera causa de mortalidad por patología infecciosa en los adultos mayores, y la edad consiste en el principal factor de riesgo.

La frecuencia aumenta debido a los cambios anatómicos y fisiológicos que ocurren en el aparato respiratorio con el paso del tiempo. Y se trata de la disfunción inmunológica y de la disminución de: la función pulmonar; la elasticidad de la caja torácica y el pulmón; la fuerza de la musculatura respiratoria; la salivación; la acidez gástrica; y del reflejo de la tos.

Se produce por la colonización orofaríngea por bacterias y la posterior aspiración traqueo bronquial -constituyen el principal mecanismo fisiopatológico conocido-. Dentro de los factores de riesgo se subrayan los siguientes:

  • Tabaquismo
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • Diabetes.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Disfagia.
  • Malnutrición.
  • Confusión.
  • Mal estado funcional.
  • Pérdida de peso mayor al 10 %.

  • ¿Cómo se manifiesta?

    Suele ser sutil, insidiosa y en ocasiones atípica, y todo esto dificulta su diagnóstico. Igualmente, las manifestaciones típicas son: tos, expectoración, falta de aire, fiebre o dolor torácico. Éstas pueden faltar y ser remplazadas por confusión, somnolencia, caídas, deterioro funcional o anorexia, entre otras posibilidades.

    ¿Cuáles son los gérmenes implicados y los exámenes paraclínicos?

    El agente bacteriano más habitual continúa siendo el Streptococcus pneumoniae (neumococo), al consistir en el responsable del 50 al 60 % de los casos de neumonía. Otros gérmenes implicados son el Staphylococcus aureus y bacilos Gram negativos.

    Es necesario, pero no siempre posible, identificar el germen que provoca la neumonía. El estudio de expectoración es útil, pero en menos del 50 % de los adultos mayores se logra obtener una muestra adecuada. Los cultivos obtenidos desde la sangre -hemocultivos- resultan positivos entre el 10 y el 20 %; estudios más invasivos como la fibrobroncoscopía y la punción pulmonar transtorácica son de uso poco frecuente y están reservados para situaciones especiales. Sin embargo, la radiografía de tórax constituye una herramienta de enorme valor para apoyar el diagnóstico.

    ¿Requiere internación?

    Esta medida se debe tomar teniendo en cuenta la situación social y el impacto que determinó la neumonía; por otro lado, hay que considerar que la internación presenta sus riesgos -se puede sufrir una infección intrahospitalaria o padecer confusión, por ejemplo-. Debido a esta realidad, es necesario hacer un balance entre los beneficios y los riesgos para determinar la ubicación asistencial de este grupo etario. Siempre será preferible la internación domiciliaria, aunque sólo si es posible.

    Tratamiento y prevención

    El tratamiento debe ejecutarse lo más inmediato posible con el fin de aplicar las acciones necesarias, tales como: oxigenoterapia -en el caso de existir bajo porcentaje de oxígeno en sangre-; hidratación adecuada; fisioterapia respiratoria; nebulizaciones con broncodilatadores; o prevención de tromboembolias pulmonares. La duración del tratamiento oscila entre siete y 14 días -de acuerdo al germen responsable y a la evolución clínica- e implica la utilización de antibióticos que cubran los gérmenes planteados.

    Dado el incremento de esta infección, la vacunación es fundamental para la prevención. En la actualidad existen dos inoculaciones contra el neumococo que se deben administrar por única vez después de los 65 años y con un lapso de dos años entre ambas dosis. Con esta medida se disminuye el riesgo de padecer la enfermedad neumococica invasiva y también baja la severidad de la neumonía. Asimismo, la aplicación de la vacuna antigripal anual está recomendada porque reduce el riesgo de gripe y neumonía.

    Dr. Oscar López
    Médico de SUAT

    En SUAT contamos con una gran variedad de especialistas que te pueden asesorar considerando tus necesidades personales. Más información ingresando aquí

    Palabras clave:  neumonía, infección, pulmones, diagnóstico, neumococco

    Envianos tus consultas

    Enviar

     

    Diccionario Médico

    A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

    Boletín de noticias

    Suscribite a nuestro newsletter haciendo click aquí

    Contacto

    Administración21 de Setiembre 2474 - CP 11300
    Montevideo, Uruguay
    Tel: 2711 07 11
    mensajes@suat.com.uy