HISTORIA CLINICA

ACCESO

Cerrar

REGISTRO

Cerrar
  • Se ha enviado un e-mail a su casilla con los datos de acceso.

Recordar Contraseña

Cerrar

Completá los siguientes campos y te enviaremos tu clave por e-mail:

 

Consejos Médicos

12.05.2017   |   Enfermedades médicas Volver

Infección respiratoria en los ancianos

En una edición anterior se hizo mención a las infecciones más usuales en este grupo etario. En cambio, en la actual entrega se hará especial hincapié en la neumonía; es decir, en la principal enfermedad que se da a nivel respiratorio.

Esta afección constituye la inflamación y consolidación de origen infeccioso del parénquima pulmonar. Los adultos mayores son los más susceptibles de padecer esta enfermedad debido a los cambios anatómicos y fisiológicos que suelen acontecer en el aparato respiratorio con el paso del tiempo. (Ver Tabla) .

Se trata de la primera causa de muerte por patología infecciosa en el anciano y se ha demostrado que la edad es el factor pronóstico más importante en esa mortalidad como consecuencia de la neumonía a los 30 días.

Epidemiología, factores de riesgo y manifestaciones clínicas
La incidencia aumenta considerablemente con la edad: más del 80 % de los casos de esta enfermedad se presenta en adultos mayores de 60 años -predomina en el sexo masculino y es más frecuente en las personas institucionalizadas-. Además, la tasa de hospitalización también se incrementa por cada década de vida, superando el 50 % en los mayores de 85 años.

La colonización orofaringea por bacterias y la posterior aspiración traqueobronquial constituyen el principal mecanismo fisiopatológico conocido para las neumonías; la aspiración orotraqueobronquial se asocia a defectos en la deglución sumado a las alteraciones de los mecanismos de defensa pulmonar, como es la deficiencia del reflejo tusígeno.

En tanto, los principales factores de riesgo son el consumo de tabaco, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la diabetes y la insuficiencia cardíaca. Otros factores frecuentes en este grupo etario suelen ser la disfagia, malnutrición, confusión y dependencia funcional.

La presentación en el anciano depende de: la alteración de la respuesta inflamatoria ante la infección, el efecto de las enfermedades subyacentes -comorbilidad-, y los tratamientos. Suele darse en forma sutil, es insidiosa y en ocasiones también atípica; todos estos elementos hacen que sea difícil la realización del diagnóstico y, por ende, esto repercute en el pronóstico.

Las manifestaciones clásicas pueden faltar y ser remplazadas por otras, como es el estado confusional agudo, las caídas, el deterioro funcional, la anorexia, y la somnolencia. Un signo diagnóstico orientador consiste en el aumento de la frecuencia respiratoria o taquipnea -superior a 25 respiraciones por minuto-, aún si la persona no presenta fiebre.

Diagnóstico y exámenes
En este tipo de enfermedad, el diagnóstico es clínico, radiológico y evolutivo; la principal herramienta es la radiografía de tórax. Se debe tener presente que en los ancianos los signos radiológicos pueden ser incompletos y mejoran con una adecuada hidratación, por lo que es fundamental el consumo de líquidos para luego efectuar la radiografía. Las causas de neumonía comunitaria son el neumococo, seguido de haemophilus influenzae. Sin embargo, en las personas internadas suelen ser más frecuentes tanto la pseudomona aeuriginosa como la klebsiella pneumoniae.

La presencia de líquido pleural demanda la realización de una toracocentesis -es decir, punción a través del tórax- para el estudio citológico, bioquímico y bacteriológico. En casos especiales, hay que recurrir a estudios inmunológicos y a la fibrobroncoscopia para identificar el germen. Otros exámenes de laboratorio suelen ser útiles para complementar el diagnóstico, entre los que se encuentran el recuento de glóbulos blancos y la proteína C reactiva (PCR).

En los adultos mayores se debe estudiar muy bien la situación de la persona para analizar cuál es la mejor opción: si es el tratamiento ambulatorio o la hospitalización. En el caso de evaluar la internación se deben considerar los siguientes factores: el riesgo de mortalidad en relación con la edad, las enfermedades concomitantes, los signos vitales, el estado de conciencia, los exámenes de laboratorio y el grado de apoyo social que disponga.

Pronóstico y prevención
El pronóstico vital en el anciano con neumonía depende directamente de la situación funcional previa al ingreso y durante este período. Además, con el fin de disminuir la morbimortalidad se pueden aplicar las vacunas antigripal y antineumococo. Ésta última reduce el riesgo de enfermedad neumocócica invasiva y la severidad de la neumonía y tiene que ser administrada una sola vez después de los 65 años; en cambio, la antigripal baja el riesgo de neumonía postgripal y debe aplicarse todos los años.

SUAT te propone una temática fundamental para el adulto mayor. Igualmente, es necesario concurrir a un especialista para realizar todas las consultas específicas.

Dr. Oscar López
Médico de SUAT

En SUAT contamos con una amplia gama de especialistas. Informate haciendo click aquí

Envianos tus consultas

Enviar

 

Diccionario Médico

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Boletín de noticias

Suscribite a nuestro newsletter haciendo click aquí

Contacto

Administración21 de Setiembre 2474 - CP 11300
Montevideo, Uruguay
Tel: 2711 07 11
mensajes@suat.com.uy