HISTORIA CLINICA

ACCESO

Cerrar

REGISTRO

Cerrar
  • Se ha enviado un e-mail a su casilla con los datos de acceso.

Recordar Contraseña

Cerrar

Completá los siguientes campos y te enviaremos tu clave por e-mail:

 

Consejos Médicos

23.03.2015   |   Salud general, Enfermedades médicas Volver

Día mundial de la tuberculosis 2015

Cada 24 de marzo se celebra este día y el lema escogido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para este año es el siguiente: Detecta, trata y cura la tuberculosis (TB). A través de la consolidación de esos tres pasos se busca la erradicación de esta enfermedad que afecta a nueve millones de personas por año. SUAT te invita a informarte sobre la TB mediante la actual entrega.

Esta jornada se desarrolla a nivel global con el objetivo de informar a la población sobre la gravedad de la enfermedad y los cuidados necesarios para su prevención. En este marco, el tema seleccionado para el corriente año hace referencia a las acciones fundamentales -detectar, tratar y curar- para lograr la eliminación de esta afección.

En primer lugar, es prioritario determinar qué es la tuberculosis: se trata de una enfermedad muy antigua, ya que se encontraron lesiones de posible causa tuberculosa en huesos de momias egipcias que datan de 3.700 años a.C. Al principio, fue tomada en cuenta como una enfermedad poco frecuente hasta que se crearon las grandes ciudades en condiciones de hacinamiento y pobreza; la situación se agravó de tal manera que en Europa se convirtió en la causa del 25% de mortalidad y era conocida como la gran peste blanca . Posteriormente, llegó al continente americano mediante la inmigración europea.

Los avances médicos
En 1882, Robert Koch aisló el bacilo tuberculoso causante de la enfermedad y en los años siguientes se desarrollaron medicamentos eficaces para su tratamiento. La incidencia iba en descenso hasta la aparición de la epidemia de infección
por VIH-SIDA; a partir de ésta, se palpó un nuevo incremento del número de casos de tuberculosis. Luego, en Francia en el año 1921 se creó la vacuna antituberculosa y cuatro años más tarde el doctor Moreau obtuvo la cepa de la vacuna en el Instituto Pasteur de París y la trajo a Uruguay. Actualmente, la producción nacional de vacuna BCG se realiza en el Laboratorio Albert Calmette -éste depende de la Comisión Honoraria para la Lucha Antituberculosa y Enfermedades Prevalentes (CHLA-EP)-. En territorio uruguayo existe una larga historia de lucha contra la tuberculosis: en 1946 se promulgó la Ley N° 10.709 que creó la Comisión Honoraria para la Lucha Antituberculosa (CHLA), la cual posee independencia económica y técnica del Ministerio de Salud Pública (MSP). Las normas de diagnóstico, tratamiento y prevención de la enfermedad son propuestas por la CHLA y sometidas a la aprobación del MSP.

Transmisión y diagnóstico
En el momento en que la persona afectada habla, tose o estornuda se diseminan los gérmenes en el ambiente. Estos gérmenes, una vez en el aire, pueden sobrevivir durante varias horas y cuando la persona inhala esas gotitas del ambiente se produce la infección; dependiendo del estado inmunitario -defensas de la persona- se desarrollará o no la enfermedad. Otro factor a tener presente es que existe mayor posibilidad de contagio si el contacto con la persona enferma es prolongado -dentro de la misma familia, cárceles y cuarteles, por ejemplo-. Los individuos más susceptibles a contraer la enfermedad son los que poseen un descenso de sus barreras inmunitarias naturales: pacientes infectados de VIH-SIDA, diabéticos, desnutridos, alcohólicos, drogadictos o los que se encuentran bajo tratamiento con medicamentos inmunosupresores. Por esta razón, se dice que el bacilo que produce la tuberculosis es un germen oportunista . Los pulmones son los órganos que con más frecuencia se ven afectados. Además, es usual que la persona enferma presente los siguientes síntomas: tos que dura más de un mes, malestar general, adelgazamiento moderado, sudoración de predominio nocturno y fiebre -en general, no muy elevada-.
El diagnóstico tiene lugar cuando el individuo muestra síntomas que hacen sospechar la presencia de la enfermedad y esto se efectúa mediante la prueba de la tuberculina, la radiografía de tórax y se confirma mediante el hallazgo del germen en la expectoración.

Evolución en la historia
Previo a la aparición del tratamiento antituberculoso, el 50% de los enfermos moría en los cinco años siguientes, el 30% se curaba y el 20% restante se convertía en enfermo crónico. El único tratamiento posible consistía en: alojar a las personas enfermas en lugares que recibieran luz solar -ya que el germen se destruye con los rayos ultravioleta- y muy ventilados, así como estar en reposo y bien alimentados para mejorar el sistema inmunitario. Sin embargo, la mortalidad solamente disminuyó en forma drástica luego de la aparición del tratamiento de la enfermedad a través de fármacos.
En la actualidad, durante el Día Mundial de la Tuberculosis se busca generar un mayor nivel de conciencia respecto a la epidemia en todo el mundo y de los esfuerzos para acabar con la enfermedad. En este marco, la campaña 2015 continúa con su enfoque global centrado “en el diagnóstico de la TB y la detección de casos no diagnosticados” haciendo énfasis en “las poblaciones vulnerables, los determinantes sociales y las grandes ciudades para la Región de las Américas” con el objetivo de poner fin a la TB, según expresa la OMS en su sitio oficial.

SUAT recalca la importancia de esta jornada y de los cuidados básicos para impedir la propagación de la enfermedad. Recuerda que puedes consultar con el médico si persisten las dudas y si reconoces los síntomas planteados con anterioridad.

Dra. María Dutra
Médica de SUAT

Palabras clave:  tuberculosis, tb, bacilo, koch

Envianos tus consultas

Enviar

 

Diccionario Médico

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Boletín de noticias

Suscribite a nuestro newsletter haciendo click aquí

Contacto

Administración21 de Setiembre 2474 - CP 11300
Montevideo, Uruguay
Tel: 2711 07 11
mensajes@suat.com.uy