HISTORIA CLINICA

ACCESO

Cerrar

REGISTRO

Cerrar
  • Se ha enviado un e-mail a su casilla con los datos de acceso.

Recordar Contraseña

Cerrar

Completá los siguientes campos y te enviaremos tu clave por e-mail:

 

Consejos Médicos

25.07.2014   |   Salud general, Medidas preventivas Volver

La hepatitis

La Organización Mundial de la Salud (OMS) conmemora el Día mundial contra la hepatitis con el fin de potenciar la sensibilización y la comprensión en referencia a esta afección viral, así como las enfermedades que provoca.

Se trata de una inflamación del hígado causada por uno de los cinco virus causantes de hepatitis -llamados tipos A, B, C, D y E-. Las B y C poseen una importancia particular, ya que una alta proporción de los infectados con estos virus no muestran síntomas en los estados primarios de la enfermedad; estas personas solamente toman conocimiento de su infección cuando se encuentran crónicamente enfermas y, muchas veces, este hecho sucede luego de décadas de haber ocurrido la infección.
Un dato que se debe tener presente es que las infecciones crónicas por virus de la hepatitis B (HBV) y virus de la hepatitis C (HCV) son las principales causas de cirrosis hepática y cáncer; entre ambas, comprenden casi el 80% del cáncer de hígado en todo el mundo. A nivel mundial, alrededor de 240 millones de personas están crónicamente infectadas con HBV y una de cada 12 personas vive con hepatitis B o hepatitis C crónica, de acuerdo a las estimaciones de la OMS. A pesar del impactante número de personas que afecta, la hepatitis continúa siendo muchas veces desconocida o no es diagnosticada ni tratada.

La forma en que se trasmiten los diferentes tipos de virus de esta enfermedad aparece a continuación:

  • Los tipos B (HBV), C (HCV) y D (HDV) se contraen mediante la sangre de las personas infectadas; en el caso de las hepatitis B y C, también se efectúa a través de la práctica de sexo sin protección. En cambio, el virus de la hepatitis D se transmite solamente mediante personas que ya están infectadas por el virus de la hepatitis HBV.
  • Los tipos A (HAV) y E (HEV) son típicamente transmitidos a través de agua o alimentos contaminados y están asociados a la falta de saneamiento y hábitos de higiene, así como del lavado de manos.

  • Se debe tener en cuenta que la hepatitis es frecuentemente prevenible, tratable y algunas veces curable . En este contexto se aclara que existen vacunas efectivas para todos los tipos de hepatitis, a excepción de la C. Si las personas en riesgo de contraer hepatitis crónica B y C conocen su estado, entonces pueden protegerse y proteger al resto.

    Situación uruguaya
    La hepatitis B y C registran una baja prevalencia, con menos del 2% de la población afectada; en el año 2012 se reportaron menos de 500 casos. Sin embargo, se estima que entre 40 mil y 60 mil personas podrían estar afectadas y la mayoría sin saber que es portadora hasta etapas avanzadas de la enfermedad.
    El gran impacto social y sanitario en el medio uruguayo es una realidad porque las hepatitis virales afectan primordialmente a los adultos jóvenes en etapa productiva, y los costos en salud aumentan notoriamente a medida que avanza la enfermedad. Siguiendo esta misma línea, casi el 30% de los trasplantes hepáticos realizados en Uruguay responden a hepatitis B o C. Desde marzo de 1997, el Ministerio de Salud Pública (MSP) -en colaboración con la Comisión Honoraria de Lucha Antituberculosa y Enfermedades Prevalentes- promueve la vacunación contra la hepatitis B en el personal de salud de todos los centros asistenciales, tanto públicos como privados. Por otra parte, desde el año 2007 se administra la vacuna contra la hepatitis A en dos dosis a la edad de 15 y 21 meses de vida. Es importante destacar que con la vacunación universal para el virus del tipo A se ha logrado casi erradicar la enfermedad. Para prevenir la ocurrencia de nuevos casos es imprescindible que toda la población tome conciencia al respecto, haciendo foco en el personal sanitario y en los promotores de salud.
    Actualmente, se promueve el análisis de todas las personas, al menos una vez en la vida, con el propósito de determinar si están infectadas por el virus de la hepatitis C y B; se trata de la única forma de lograr un diagnóstico precoz y un tratamiento eficaz. Al mismo tiempo, es importante atender los factores de riesgo para el desarrollo de enfermedades crónicas del hígado, adoptando el concepto de “hepatoprotección”. En Uruguay, el alcohol es la droga más consumida y el hábito se adquiere en edades cada vez más tempranas. Su impacto, a mediano plazo, se traduce en daño hepático crónico y evolución a cirrosis, desarrollo de hepatocarcinoma -cáncer de hígado- y muerte. Por consiguiente, también es imperioso dimensionar la relevancia de esta problemática desde el punto de vista de su incidencia en esta enfermedad. La obesidad, diabetes y dislipemia son factores de riesgo para el desarrollo de afecciones cardiovasculares, cirrosis y hepatocarcinoma. Por lo tanto, es esencial estimular y mantener conductas pro-saludables para lograr un impacto en la salud nacional -de la misma manera que se ha realizado con el tabaco-.

    SUAT te invita a consultar con un especialista con el propósito de que puedas evacuar todas las dudas en cuanto a la hepatitis. Recuerda que mantener un estilo de vida saludable implica medidas de prevención, tales como una dieta balanceada y la práctica de ejercicio.

    Dra. María Dutra
    Médica de SUAT

    Envianos tus consultas

    Enviar

     

    Diccionario Médico

    A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

    Boletín de noticias

    Suscribite a nuestro newsletter haciendo click aquí

    Contacto

    Administración21 de Setiembre 2474 - CP 11300
    Montevideo, Uruguay
    Tel: 2711 07 11
    mensajes@suat.com.uy