HISTORIA CLINICA

ACCESO

Cerrar

REGISTRO

Cerrar
  • Se ha enviado un e-mail a su casilla con los datos de acceso.

Recordar Contraseña

Cerrar

Completá los siguientes campos y te enviaremos tu clave por e-mail:

 

Consejos Médicos

19.10.2014   |   Salud general Volver

19 de octubre: Día Mundial de la lucha contra el cáncer de mama

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que alrededor de 84 millones de personas morirán debido al cancer entre los años 2005 y 2015. El cáncer de mama es el más común dentro de los diferentes tipos de cáncer en la mujer, independientemente de su raza o grupo étnico. De acuerdo a la información epidemiológica publicada en nuestro país, se ha notado un aumento importante en la incidencia y mortalidad por este tipo de cáncer. La tendencia de la mortalidad, francamente ascendente y la incidencia que prácticamente duplica la de pulmón en hombres, hablan de la magnitud del problema. En el año 2000, en nuestro país, fallecieron por cáncer de mama 669 mujeres.

Las investigaciones han demostrado que existen varios factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de contraer cáncer de mama. Algunos factores que aumentan el riesgo de cáncer de mama y son considerados como PREPONDERANTES son:

1- Existencia de cáncer de mama en la familia: en las hijas de mujeres con cáncer de mama, las posibilidades de contraer dicho cáncer serían dos o tres veces mayores que las de la población general.

2- Poblaciones migratorias: las poblaciones que proceden de áreas de baja tasa de incidencia, al ocupar zonas de alta tasa, presentan un aumento lento y definitivo en las tasas en las generaciones sucesivas.

3- Nutrición y niveles socioeconómicos: parecería que las dietas altamente calóricas coinciden con un aumento en la incidencia del cáncer de mama. La dieta, posiblemente afecta la síntesis hormonal y particularmente el metabolismo de los estrógenos. La asociación de las tasas de cáncer de mama con el consumo total de grasas y proteínas animales, que coinciden generalmente con un aumento de la masa corporal (peso y altura), ha sido mostrada en muchos estudios. El sedentarismo, también aumenta el riesgo de cáncer. Se ha observado que las tasas más elevadas de cáncer de mama, ocurren en los grupos sociales de más alto nivel socioeconómico.

Otros factores de riesgo son:

4- Fecundidad y lactancia : Se observó que cuanto más joven es la mujer al tener su primer hijo, el riesgo relativo es menor y que el riesgo aumenta a medida que aumenta la edad en la primera paridad. La hipótesis de que la lactancia disminuye el riesgo de cáncer de mama tiene más de 50 años. Sin embargo estudios realizados en las últimas décadas muestran pequeñas o ninguna diferencia entre las mujeres que amamantan y aquellas que no lo hacen.

5- Ciclo menstrual: el riesgo de cáncer de mama aumentaría cuando la menarquia (primera menstruación) es muy temprana o muy tardía. Respecto a la menopausia, hay datos que sugieren que las mujeres con una menopausia tardía tienen aumentado el riesgo de cáncer de mama. Se estima que la mujer que tiene su menopausia alrededor de los 55 años tiene el doble de riesgo que aquella que tiene su menopausia alrededor de los 45 años.

6- Enfermedades previas de la mama: las mujeres que presentan mastopatías crónicas tendrían cuatro veces más cáncer de mama que las mujeres normales.

7- Edad: En los países con tasas altas (como el nuestro) se puede decir que el riesgo aumenta toda la vida.

8- Factores hormonales: las distintas hormonas femeninas, endógenas o exógenas, fueron estudiadas intentando precisar una posible acción etiológica. Sin embargo, no se ha podido confirmar una acción causal clara.

9- Haber recibido Radiaciones en región torácica aumenta el riesgo .

El hecho de tener alguno de estos factores de riesgo no significa que se contraerá la enfermedad. Casi todas las mujeres tienen algunos factores de riesgo y en su mayoría no contraen cáncer de mama.

La prevención del cáncer de mama , es decir, la instrumentación de medidas para evitar la aparición del cáncer de mama en mujeres sanas, tiene actualmente posibilidades muy escasas. Estarían limitadas a evitar que las mujeres sean sometidas a estudios radiólogos de senos y de tórax innecesarios, a aconsejar el amamantamiento de los hijos y a evitar la ingestión de dietas hipercalóricas, sobre todo con excesos de grasas. En cuanto a la prevención secundaria , es decir, la detección del tumor en etapas iniciales y por consiguiente con mejores posibilidades de tratamiento, está avalada por el largo período que transcurre entre el inicio celular y la aparición clínica.

Se basa en la implementación de 3 medidas:

1- la enseñanza del autoexamen mamario.
2- el examen clínico médico de la mama y regiones ganglionares satélites.
3- el estudio radiológico de la mama o mamografía.

La American Cancer Society recomienda que las mujeres se realicen una mamografía a los 40 años; una cada 1 ó 2 años entre los 40 y 50, y una cada año después de los 50. El examen clínico médico se aconseja realizar cada 3 años entre los 20 y 40 años y uno cada año después de los 40 años. También se recomienda que el autoexamen mamario se realice mensualmente después de los 20 años y ante la comprobación de cualquier anomalía se consulte al médico.
En Uruguay, la Ley N° 17.242 establece el derecho de las mujeres a tomar un día de licencia paga al año para realizarse el Papanicolau (PAP) y radiografía mamaria.

Manifestaciones clínicas: Pueden variar de una mujer a otra. También es posible no tener ningún tipo de signos o síntomas. Una persona puede descubrir que tiene cáncer de mama por medio de una mamografía de rutina. Son signos de advertencia : Aparición de un bulto en las mamas o debajo del brazo (axila); Endurecimiento o hinchazón de una parte de las mamas; Irritación o hundimientos en la piel de las mamas; Enrojecimiento o descamación en el pezón o las mamas; Hundimiento del pezón o dolor en esa zona; Secreción del pezón, que no sea leche, incluso de sangre; Cualquier cambio en el tamaño o la forma de las mamas; Dolor en cualquier parte de las mamas. Algunos de estos signos de advertencia también pueden aparecer debido a otras enfermedades no relacionadas con el cáncer.

Los médicos suelen utilizar además, otro tipo de pruebas para completar la evaluación y el diagnóstico, por ejemplo la Biopsia , con esta prueba se extrae una muestra de tejido o de líquido de la mama para examinarla con un microscopio y realizar más análisis Una vez diagnosticado el cáncer de mama, se realizarán pruebas para saber si las células cancerosas están localizadas dentro de la mama o se han diseminado a otras partes del cuerpo. A este proceso se le llama clasificación por estadios o estadificación. El médico podrá planificar el tratamiento de acuerdo al tipo de cáncer de mama y al estadio en que se encuentre.

Hay varios tipos de tratamiento para el cáncer de mama . Los tratamientos incluyen cirugía, quimioterapia, terapia hormonal, terapia biológica y radioterapia. Las personas con cáncer de mama a menudo reciben más de un tipo de tratamiento. Es práctica común que los distintos especialistas trabajen en equipo para tratar el cáncer de mama. Los cirujanos son los médicos que realizan las operaciones. Los oncólogos son los médicos que tratan el cáncer con medicamentos. Los oncólogos radiólogos son los médicos que aplican radioterapia para tratar el cáncer. El diagnóstico precoz de la enfermedad, tiene un enorme impacto sobre el pronóstico de la misma. Puede llegarse incluso, a la curación completa o en casos que no se logra ésta muchas veces es posible alcanzar muchos años, sin síntomas y con una muy buena calidad de vida.

Dra. María Dutra
Médica de SUAT

Palabras clave:  cancer, cáncer, mama

Envianos tus consultas

Enviar

 

Diccionario Médico

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Boletín de noticias

Suscribite a nuestro newsletter haciendo click aquí

Contacto

Administración21 de Setiembre 2474 - CP 11300
Montevideo, Uruguay
Tel: 2711 07 11
mensajes@suat.com.uy