HISTORIA CLINICA

ACCESO

Cerrar

REGISTRO

Cerrar
  • Se ha enviado un e-mail a su casilla con los datos de acceso.

Recordar Contraseña

Cerrar

Completá los siguientes campos y te enviaremos tu clave por e-mail:

 

Consejos Médicos

28.10.2011   |   Salud general, Ser padres Volver

Traumatismos comunes en Pediatría

Continuando con la serie de artículos dedicados a los traumatismos más usuales en Pediatría se analizará, en esta oportunidad, un tipo de accidente muy común. Se trata de un acontecimiento que suele ser leve pero digno de mención por la frecuencia con la que se presenta.

Traumatismos dentales
Las injurias a las piezas dentales ocurren comúnmente en niños como consecuencia de caídas durante el juego o en el curso de actividades deportivas. Es de fundamental importancia diferenciar si el accidente compromete a un diente caduco -es decir, "de leche"- o uno permanente. Los que suelen verse involucrados son los incisivos centrales -superiores o inferiores-; son dientes que se "cambian" alrededor de los 5 a 6 años, por lo tanto si hay traumatismos es muy probable que se trate de una pieza dental caduca. A raíz de un accidente, el diente puede resultar quebrado -en una o varias partes-, desplazado o totalmente removido de su lugar -en términos médicos esto último se conoce como avulsión dentaria-. Ante estos accidentes, el niño podrá experimentar dolor, sufrir sangrado y presentar tumefacción a nivel de la encía y cara.

Cuando se está ante una situación de estas características se recomienda:
- Tranquilizar al pequeño y asegurarle que entre el dentista y tú le ayudarán a solucionar el problema.
- Si existe sangrado hay que colocar un trozo de gasa seca o un pañuelo limpio sobre el área y ejercer presión. Lo más práctico es que el niño muerda la gasa y más aún cuando el diente se salió.
- Si hay hinchazón se debe aplicar una bolsa de hielo sobre la zona afectada o darle de tomar helado -palito de agua-.
- Si el diente se parte hay que localizar el o los trozos que falten, lavarlos con agua corriente y llevarlos al odontólogo dentro de un vaso con agua o leche fría; el especialista intentará reconstruirlo.
- Cuando el diente se sale por completo hay que tomarlo por la corona y no por la raíz, enjuagarlo con agua corriente -nunca cepillar o refregar- y concurrir al dentista con el diente en un vaso con leche fría. Si el niño tiene edad suficiente, está calmado y coopera, el mejor lugar para trasladar el diente salido es su propia boca -habitualmente debe ir debajo de la lengua o en el surco entre la encía y la mejilla-.
- En el caso en el cual las condiciones lo permitan, se puede intentar recolocar el diente en su lugar y luego llevar al niño al odontólogo para completar la valoración. La maniobra debe hacerse sin forzar.
- Si hay dolor será necesario administrar un analgésico por vía oral, ya sea ibuprofeno o dipirona.

Los niños que sufren traumatismos dentales con desplazamiento, avulsión o rotura de piezas dentarias deben ser valorados por un especialista en la mayor brevedad posible. Los dientes serán reimplantados, reparados o reconstruidos según las posibilidades de cada situación.

Prevención
Se pueden tomar en consideración varias medidas preventivas. Hay que enseñar a los niños a que no corran o caminen mientras tienen objetos dentro de la boca. Los pequeños no deben acostumbrarse a llevar a la boca los objetos duros ni los que poseen bordes afilados o puntas. En los casos en los que el niño practica deportes de contacto hay que acostumbrarlo a que use protector bucal.

Por cualquier duda con respecto a este u otros temas relacionados, no dudes en consultar con el pediatra o SUAT. Recuerda que ofrecemos un servicio odontológico de primer nivel.

Dr. R. Decuadro
Pediatra de SUAT

Envianos tus consultas

Enviar

 

Diccionario Médico

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Boletín de noticias

Suscribite a nuestro newsletter haciendo click aquí

Contacto

Administración21 de Setiembre 2474 - CP 11300
Montevideo, Uruguay
Tel: 2711 07 11
mensajes@suat.com.uy