HISTORIA CLINICA

ACCESO

Cerrar

REGISTRO

Cerrar
  • Se ha enviado un e-mail a su casilla con los datos de acceso.

Recordar Contraseña

Cerrar

Completá los siguientes campos y te enviaremos tu clave por e-mail:

 

Consejos Médicos

21.09.2012   |   Salud general Volver

Hipertensión arterial en la infancia

Han quedado lejos los tiempos en que se consideraba a la hipertensión arterial (HTA) como un problema de adultos. Desde hace más de 20 años se sabe que los niños también desarrollan HTA y que, al igual que en los mayores, tiene consecuencias en el organismo, principalmente, a mediano y largo plazo. Es por eso que las Sociedades Científicas Pediátricas recomiendan controlar la presión arterial ( PA ), por lo menos, a partir de los tres años de edad y como parte de los controles pediátricos de rutina. En el caso de que se trate de pequeños con enfermedades que predisponen a la HTA, esos controles deben comenzar antes de la edad mencionada. A diferencia de los adultos, en los chicos -individuos en crecimiento- la PA varía en función de los años que tenga . Existen tablas adaptadas por sexo y edad que son manejadas por los pediatras con el objetivo de valorar exactamente la PA de los infantes.

Se considera HTA cuando, en por lo menos tres controles consecutivos, la PA de un niño se encuentra por encima del percentil 95 para lo que es su edad; es decir, su PA es mayor que la del 95% de sus pares. Este procedimiento debe realizarse rutinariamente en los controles de todos los pequeños que tengan más de tres años aunque también se aconseja en los menores de esa edad. Cabe aclarar que no sirve un control aislado -solamente cuando es anormal- porque hay que tener en cuenta que el examen médico y el entorno también influyen en esos valores cuando esta situación le provoca estrés al pequeño.
El instrumento estándar de medida es el aparato clásico de mercurio. En adolescentes, cifras de 120/80 -lo que significa "12/8"- se consideran de riesgo o pre-HTA. Asimismo, en los niños puede tratarse de un "enemigo silencioso", ya que en ciertas oportunidades los síntomas pasan desapercibidos durante mucho tiempo. Hay que tener presente que cuando la HTA es muy importante y de inicio agudo, generalmente, aparecen síntomas orientadores desde el comienzo.

Tipos de hipertensión arterial
La HTA primaria es más frecuente en niños mayores y adolescentes y ha aumentado notoriamente en relación a la frecuencia. Se reconocen factores de riesgo muy claros a la hora de desarrollar esta enfermedad:

  • Obesidad o sobrepeso.
  • Sedentarismo.
  • Historia familiar de HTA.
  • Colesterol elevado.
  • Estrés sostenido.
  • Prematurez.
  • Diabetes.

  • Probablemente, los dos primeros factores son los que han llevado a un incremento tan notorio de la HTA en escolares y adolescentes; es importante mencionar que ese aumento continúa. Una realidad innegable es que cada vez más niños pasan más tiempo frente a la televisión o la computadora; por ende, realizan actividad física regular de manera escasa y hasta casi nula. A esto hay que agregar la incorporación de la comida "basura o chatarra" que es alta en calorías y grasas; aunque es muy apetecible para los niños, contribuye en gran medida al sobrepeso y la obesidad. Es así que la HTA se presenta como una de las tantas enfermedades derivadas del sedentarismo y sobrepeso.
    Por otra parte, la HTA secundaria aparece como consecuencia o síntoma de una enfermedad orgánica. Es la más común en niños pequeños y puede deberse a los siguientes factores:

  • Enfermedades renales que van desde la insuficiencia renal hasta la glomerulonefritis, entre otras.
  • Enfermedades cardíacas, tales como la coartación de aorta -cardiopatía congénita-.
  • Enfermedades endócrinas -hipertiroidismo-.

  • Síntomas
    Cuando la HTA no es muy alta y se instala lentamente los síntomas no son claros y pueden pasar meses o, incluso, años sin detectarla; esto se agudiza si no se controla la PA. En ciertos casos, esas señales son vagas y comunes con otras enfermedades: dolor de cabeza, fatiga y trastornos en la visión, entre otras.
    La presión arterial elevada, en forma mantenida, afecta al aparato circulatorio -corazón y arterias-, al cerebro y riñones en plazos variables. En las situaciones en que las cifras de PA son muy altas o se instalan en poco tiempo, entonces aparecen síntomas más claros y se puede llegar a cuadros con riesgo vital. En esas oportunidades pueden aparecer, solos o combinados, los factores nombrados a continuación:

  • Visión borrosa.
  • Intenso dolor de cabeza.
  • Vómitos.
  • Confusión.
  • Convulsiones.
  • Insuficiencia cardíaca.

  • Lo ideal sería que la HTA se diagnosticara durante los controles de salud, por lo cual no le daría tiempo a que repercutiera sobre el organismo del niño. Por lo tanto, cuando están presentes algunos de los factores de riesgo los controles deben ser exhaustivos y más frecuentes.

    Tratamiento
    El pediatra, en consulta con determinados especialistas necesarios, indicará exámenes para valorar la repercusión de la HTA sobre el organismo y otros análisis que están orientados a diagnosticar la causa; en este punto es preciso aclarar que el diagnóstico de HTA primaria se realiza por descarte. El tratamiento comprende desde normas higiénico-dietéticas hasta medicamentos específicos .

    Entre las primeras medidas, es fundamental citar las siguientes:

  • Control de peso: El descenso ponderal es la primera medida, y muchas veces la única, que se necesita.
  • Actividad física: Estimular a los niños y adolescentes a practicar deporte y ejercicio físico regular -por lo menos entre 30 y 60 minutos diarios de caminata, andar en bicicleta o trotar-.
  • Acortar el tiempo que está frente a la televisión o computadora; como máximo una hora al día.
  • Dieta sana y equilibrada: Evitar azúcares refinados, grasas saturadas y alimentos hipercalóricos -snacks y bebidas cola-.
  • Disminuir la ingesta excesiva de sal.
  • Comprar alimentos de manera inteligente: Los niños más pequeños solamente comerán lo que incluyas en la heladera o despensa.

  • Para que esa serie de pautas sea más sencilla de implementar, toda la familia necesitará estar involucrada . No sirve de nada si los adultos no predican con el ejemplo.

    Por otro lado, el tratamiento con medicamentos dependerá del tipo de HTA que tenga y será indicado por los médicos. Un dato sumamente importante es que los fármacos nunca sustituyen sino que complementan a las medidas anteriores .

    Recuerda que los niños hipertensos serán adultos hipertensos y es por eso que este tema debe ser considerado en los controles. Si mantienes dudas con respecto a la HTA en la infancia y cómo prevenirla, puedes consultar con los pediatras de SUAT .

    Dr. Rafael Decuadro
    Pediatra de SUAT

    Palabras clave:  hipertension, arterial, infancia

    Envianos tus consultas

    Enviar

     

    Diccionario Médico

    A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

    Boletín de noticias

    Suscribite a nuestro newsletter haciendo click aquí

    Contacto

    Administración21 de Setiembre 2474 - CP 11300
    Montevideo, Uruguay
    Tel: 2711 07 11
    mensajes@suat.com.uy